Livro - Arquitectura - Moderna - en - America - Latina

Livro - Arquitectura - Moderna - en - America - Latina

(Parte 1 de 2)

9 TE’TSAB 05. Taller d’Estiu de l’ETSAB

Densificació residencial d’un teixit industrial a la Zona Franca de Barcelona

10 LA ICONOGRAFÍA DEL MODELO

Arquitectura contemporánea modelada por estudiantes de la ETSAB

1 TE’TSAB 04. Taller d’Estiu de l’ETSAB Habitatge i ciutat

12 PROPOSTES SOBRE EL TERRITORI

Taller de projectació urbana de l’ETSAB a Palafrugell Óscar Carracedo, Adolf Sotoca (ed.)

13 EL VEDADO, LA HABANA Xabier Eizaguirre, Carles Crosas

Y HOTEL EN PALMA DE MALLORCA

14 PALACIO DE CONGRESOS Fabián Gabriel Pérez (ed.)

15 TE’TSAB 06. Taller d’Estiu de l’ETSAB

Infraestructura i ciutat. Infraestructure & city Estació Intermodal a Figueres, Girona

16 APLICACIONES INFORMÁTICAS Y SIMULACIÓN VISUAL 2002-2007 Javier Monedero, Ernest Redondo, Jorge Vila (ed.)

3 COLOMBIA. ARQUITECTURA MODERNA

Maria Pia Fontana, Miguel Mayorga, Carles Martí Arís, Helio Piñón

6 PAULO MENDES DA ROCHA

Exposição em Barcelona Paulo Mendes da Rocha, María Isabel VilacAR

C a t á l o g o

Con motivo de la exposición Arquitectura moderna en América Latina, 1950-1965, por la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona a finales de 2007 se ha elaborado la edición del presente catálogo. Dicha muestra forma parte de una labor de registro y análisis de la modernidad arquitectónica latinoamericana llevada a cabo por el grupo de investigación “La forma moderna” durante los últimos años. Es el fruto de un trabajo de prospección realizado en los archivos y los fondos de bibliotecas e instituciones con la intención de documentar investigaciones doctorales que están en proceso de ejecución.

En el ámbito de la arquitectura moderna construida en América Latina, existe una desproporción considerable entre unas pocas figuras ampliamente difundidas y un extensísimo repertorio de arquitectos de calidad notable que permanecen hoy en el anonimato. Durante los años cincuenta y sesenta, las más importantes publicaciones periódicas especializadas difundieron el desarrollo internacional de esta nueva arquitectura. A pesar de que las obras aquí expuestas ya fueron valoradas y divulgadas en su época, es probable que tengan para el espectador la luminosidad de una obra recién descubierta.

Son múltiples los procesos que han guiado a la arquitectura, y su correspondiente estudio, desde aquellos años hasta el momento actual. Tanto influyen las crisis económicas, que han sumido al continente desde los años ochenta, como el sesgo de la crítica regionalista, que ha situado, dentro del proyecto, lo identitario por encima de los recursos formales. Más allá del rescate patrimonial que pueda suponer esta documentación, su valor reside en la vigencia de las obras que presenta y en el peso que ofrecen como referente activo para proyectar hoy en el mundo.

ARQUITECTURA MODERNA EN AMÉRICA LATINA 1950-1965

ARQUITECTURA MODERNA EN AMÉRICA LATINA 1950-1965

© de las fotografías, sus autores © de los dibujos, sus autores

© de los textos, sus autores

Diseño y maquetación Pedro Strukelj

Corrección de los textos Gabriel Genescà

© Edicions ETSAB, 007 Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona Av. Diagonal, 649, .ª planta, 080 8 Barcelona Teléfono: +34 93 40 64 3 Web: w.etsab.upc.es Editor responsable: Fabián Gabriel Pérez

© Casa Amèrica Catalunya, 007 Còrsega, 9, entresòl, 08008 Barcelona Teléfono: +34 93 38 06 6 Web: w.americat.cat

Impresión Quality Impres C. Comte Güell, 4- 8, 080 8 Barcelona

Coordinación general Teresa Rovira y Cristina Gastón

Esta exposición ha sido posible gracias a la labor de los investigadores: Alcilia Afonso (sobre Acacio Gil y Heitor Maia), Ander Aginako (Oswaldo Arthur Bratke), Matías Bonelli (Juan Ángel Casasco), Fabián Coutiño (Manuel Rosen), Aldo Facho (Agrupación Espacio), Marcelo Faiden (Edificio Fiat), Pablo Frontini (Raúl Sichero), Italo Galeazzi (Eduardo Corona), Eunice García (Enrique del Moral), Kenneth Gleiser (Jaime Sanfuentes), Edison Henao, Miguel Mayorga y Maria Pia Fontana (arquitectura de Colombia), Ariadna Hernández (Rafael Mijares), Juan Pablo Ivanovic (Emilio Duhart), Shariff Kahatt (Miguel Rodrigo Mazuré), Diego López de Haro (Luis García Pardo), Leonardo Moad (Antonio Attolini), Cristóbal Molina (Jorge Costabal y Alberto Piwonka), Soledad Perna (Antonio Bonet), Alicia Ponce (Ricardo de Robina y Jaime Ortiz Monasterio), Guillermo Posik (Mario Roberto Álvarez), Carlos Iván Rodríguez (Vladimir Kaspé), Carlos Rodríguez (Juan Sordo Madaleno), Leandro Rotolo (Hans Broos), Claudia Rueda (Francisco Artigas), Pedro Strukelj (Ramón Torres y Héctor Velázquez) y Erick Valdéz (Augusto H. Álvarez).

Agradecemos a las personas e instituciones siguientes que nos hayan dado acceso a sus archivos: Archivo de Arquitectura Moderna de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, Museo Nacional de Arquitectura del INBA de México, Fundación Vladimir Kaspé, Centro de Documentación Sergio Larraín García Moreno de la Universidad Pontificia de Chile, Secretaría de Planeación de la Alcadía de Manizales, los arquitectos Mario Roberto Álvarez, Antonio Attolini, Hans Broos, Luis García Pardo, Fernando Luna, Rafael Mijares, Raúl Sichero, Ramón Torres y Héctor Velázquez. Asimismo, agradecemos el apoyo que este proyecto ha tenido por parte de Casa Amèrica Catalunya.

Queda estrictamente prohibida, sin la autoritzación escrita de los titulares del copyright y sometida a las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra mediante cualquier mecanismo o procedimiento, comprendidos la reprografía y la manipulación informática, así como la distribución de ejemplares de la misma mediante alquiler o préstamo públicos.

Cuidado de la edición Fabián Coutiño y Eunice García

Presentación La arquitectura moderna en la actualidad

Oswaldo Arthur BratkeCasa Bratke, Brasil, 95
Eduardo CoronaCasa en Indianópolis, Brasil, 95
Juan Sordo MadalenoCasa en Reforma, México, 95
Gutiérrez-Neuberger-BornhorstOficinas del Este, Venezuela, 95-953
Jorge Costabal y Alejandro MéndezCasa Cortés, Chile, 953
Mario Romañach y Silverio BoschPeletería California, Cuba, 953
José Miguel GaliaEdificio Polar, Venezuela, 953-957
Aquiles CapablancaTribunal de Cuentas, Cuba, 954
Emilio DuhartColegio de la Alianza Francesa, Chile, 954
Ricaurte-Carrizosa-PrietoC. residencial El Polo Club, Colombia, 955
Luis García PardoCasa Dinetto, Uruguay, 955
Santiago Agurto CalvoCentro vacacional, Perú, 955
Cuéllar-Serrano-GómezSeguros Bolívar, Colombia, 956
Manuel Labandero y Humberto Santo TomásEdificio comercial, Cuba, 956
David LibeskindCasa Da Rocha, Brasil, 957
Augusto H. ÁlvarezSeguros La Libertad, México, 958
Vladimir KaspéLaboratorios Roussell, México, 958
Alberto PiwonkaColegio San Ignacio El Bosque, Chile, 958
Miguel Rodrigo MazuréCasa Chávez, Perú, 958
Borrero-Zamorano-GiovanelliBanco Industrial, Colombia, 958-960
Juan Ángel CasascoMercado en Belgrano, Argentina, 959
Adolfo Córdova y Carlos WilliamsViviendas de las Fuerzas Aéreas, Perú, 959
Mario Roberto ÁlvarezNuevo Banco Italiano, 959-96
Hans BroosCasa Zipser, Brasil, 959-96
Antonio Bonet CastellanaPabellón Cristalplano, Argentina, 960
Ramón Torres y Héctor VelázquezCasa Torres, México, 96-96
Francisco Artigas y Fernando LunaCasa Brisa 3, México, 96
Enrique del MoralTesorería del Distrito Federal, México, 963
Manuel RosenCasa Koening, México, 963
Amaya-Devoto-Lanusse-Martín-Pieres-LanariEdificio Fiat, Argentina, 965
Jaime SanfuentesCasa Reyes, Chile, 965
Obregón y ValenzuelaEdificio Bavaria, Colombia, 966
Raúl Sichero y Mario Roberto ÁlvarezCasa Espacio, Uruguay, 98

Créditos

5
7
0

4
6
8
0

4
6
8
30
3
34
36
38
40
4
4
46
48
50
5
54
56
58
60
6
64
6
68
70
7
74

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

Este catálogo acompaña a una exposición que constituye un proyecto activo y abierto. Forma parte de una labor emprendida desde la línea de doctorado “La forma moderna” para promover la aproximación a la arquitectura moderna de mediados del siglo X en toda América Latina. La exposición se suma a una serie de actuaciones para poner en común y difundir una arquitectura que nos cautiva por su vigor, medio siglo después de haber sido concebida. La exposición está estructurada en dos bloques. El primer bloque da a conocer la obra de varios arquitectos latinoamericanos, cuya obra ha sido fundamental para desarrollar la modernidad arquitectónica en América Latina y que, por razones políticas o económicas, no ha tenido la difusión que se merecía. En el segundo bloque, se refieren con detalle varias viviendas, encargos que constituyeron, en la mayoría de los casos, el laboratorio donde se experimentaron los principios modernos que después se desarrollarían en obras de mayor envergadura.

La exposición no es, sin embargo, la última palabra, ni la conclusión definitiva de nuestras investigaciones. Los estudios que siguen realizando los alumnos del doctorado continúan aumentando nuestro fondo de archivo. Por ello, este catálogo no se limita a reproducir el material de la muestra sino que lo amplía y complementa. Así, en esta publicación se incluyen también algunos autores no presentes en la muestra –es el caso de Juan Ángel Casasco, Alberto Piwonka, José Miguel Galia y Ricuarte-Carrizosa-Prieto– y se incorporan nuevas referencias de obras de los ya representados –es el caso de Enrique del Moral, Augusto H. Álvarez, Obregón y Valezuela o Vladimir Kaspé.

Se trata de una pequeña muestra de las nuevas líneas de investigación y de nuestra afanosa curiosidad.

Cristina Gastón

Hablar de arquitectura moderna en la actualidad –como referirse a los restaurantes chinos en China– acaso resulte una precisión impertinente, ya que –como me decía hace años Mario Roberto Álvarez, a propósito de la constancia de sus principios– “¿es que hay otra?” No obstante, el adjetivo resulta oportuno, aunque sólo sea para distinguirla de la sarta de doctrinillas –en ocasiones, simples conjeturas gráficas– que han menudeado a lo largo de los últimos cincuenta años, con el propósito de corregirla, en algunos casos –organicismo, brutalismo, historicismo, realismo, inclusivismo, architettura razionale y sintacticismo –, o simplemente jubilarla, en otros –posmodernismo, regionalismo crítico, deconstructivismo y minimalismo.

No; la arquitectura moderna no puede reducirse a un simple movimiento esporádico y efímero, llamado a llenar un hueco entre el ciclo del clasicismo y lo que venga después, sino que se trata de un modo de concebir que –habiendo renunciado a la autoridad del tipo, y con una idea de forma subjetiva que sustituye la simetría y la jerarquía por la equivalencia y el equilibrio– abrió el ciclo estético más importante en la historia del arte, cuando menos desde el Renacimiento.

Como era previsible, en los últimos lustros han aparecido organizaciones orientadas a documentarla y conservarla, cargadas de buenas intenciones, aunque un tanto escoradas hacia una mentalidad más propia de los “Amigos del Románico”, por poner un caso. Sus propias denominaciones denotan, a menudo, la falsa conciencia del fenómeno que tratan de preservar; un fenómeno que en su caracterización adquiere el carácter de mera respuesta coyuntural a un impulso momentáneo de un grupo de apasionados por la industrialización. El empeño benefactor de tales organizaciones les lleva a preocuparse más por la eficacia que por el acierto, por lo que cuidan más la difusión de sus eventos que la sutileza de sus miradas: en definitiva, contribuyen a divulgar la idea de que la arquitectura moderna es algo valioso, pero inevitablemente pasado.

No es esta la actitud de los que han emprendido la investigación documental de la que ha nacido la exposición que esta publicación conmemora: en primer lugar, parten de una definición estricta de modernidad, irreducible a la simple condición de compartir cierto aire de familia, y a continuación sitúan en el criterio de la calidad el parámetro determinante de la selección de las obras que documentan y archivan. Desde el principio, han actuado con la convicción firme de que el mejor modo de conservar la arquitectura moderna es aprendiendo los criterios en que se basa su modo de concebir y proyectar; todo ello, con la evidencia de que el único modo de disponer de criterios para proyectar es conociendo la arquitectura moderna auténtica: únicamente así el ar- quitecto actual puede liberarse de unas consignas –tan equívocas como banales– que cada ocho o diez años aparecen en la prensa especializada, haciéndose eco de una desazón estética más propia de una modernidad de opereta.

Los edificios que ahora se muestran son una mínima parte del acervo documental que el grupo de investigación “La forma moderna” ha reunido en un trabajo paciente y sistemático, iniciado ya hace más de una década. Un trabajo en el que han colaborado, de manera importante, los arquitectos que cursan programa de doctorado de la línea del mismo nombre.

Se trata de un conocimiento interesado, puesto que no es una investigación movida por impulsos eruditos, míticos ni rituales; por el contrario, trata de reconocer aquellas obras que, por su valor y ejemplaridad, constituyen un excelente “material de proyecto” para quienes se sienten comprometidos con un modo de concebir la arquitectura que ha logrado sobrevivir no sólo al paso del tiempo, sino a las invectivas irresponsables a las que una crítica miope –como suele ser la crítica– la ha sometido a lo largo del último medio siglo.

Con ocasión de la presentación de esta misma exposición en Lleida, un arquitecto de la ciudad mostraba su entusiasmo y admiración ante la arquitectura que veía, exclamando: ¡Estos edificios arrasarían en los concursos de arquitectura actuales! Efectivamente, venía a reconocer que lo que el “estilillo internacional” –calificativo afectuoso con que suelo referirme a la arquitectura más interesante de la actualidad– trata de reproducir en términos de imagen, esta arquitectura lo propone en el ámbito de la forma; que los edificios de la exposición son genuinos –acaso por ello resultan innovadores, sin ser manifiestamente diferentes–; que están concebidos con una mirada cultivada, propia de alguien que no se detiene en la mera gestión de tópicos figurativos, ni que confía el valor de la arquitectura a la mera corrección estilística.

No se trata, pues, de identificar las obras por la constancia de unos rasgos característicos, sino de basar la selección en aquellas que fueron concebidas con unos criterios subjetivos, pero universales. Esta aspiración a la universalidad permitió a los países latinoamericanos que albergan las arquitecturas de la muestra sentirse por primera vez identificados con sus obras, ya que la abstracción que comporta la internacionalidad, lejos de alienar sus diferencias peculiares, les dio instrumentos para llevarlas al espacio.

Quien aprecie una similitud “peligrosa” en las arquitecturas que se muestran aquí, tendrá que reconocer que no hay más peligro que la banalidad de su mirada. Por el contrario, quienes consigan penetrar en el aire de familia que se observa en algunos de los edificios seleccionados y logren reconocer el modo en que su configu- ración interna se manifiesta a los sentidos, comprenderán por qué en la actualidad ya no tiene sentido hablar de arquitectura moderna: simplemente porque –como recordaba Mario Roberto Álvarez– “no hay otra”.

(Parte 1 de 2)

Comentários